El último viaje


Un número hubiera marcado la diferencia. 
191, tú, conmigo.193, yo, contigo. 
Todo apuntaba hacia esas dos variables, pero un pequeño detalle cambió la historia: unos zapatos. 
 Los que tú me regalaste, ¿los recuerdas? Eran un capricho, poco práctico por su altura, por eso los guardaba para una ocasión especial. Los mismos que aquel día se negaban a seguir tus pasos que acelerados rehusaban perder ese tren. Quizá sabían que se dirigían hacia un futuro incierto. No lo sé, siempre fue un misterio aquella elección. 
 Tú sonreías ante la situación… 
«No te preocupes, estás guapísima. Marcho sin ti, eso sí, te veo a la hora de comer, pequeña. No puedo perderlo». 
 Y me robaste un beso, el último. No te volví a ver jamás.
Solías decir que había destinos a los que se necesitaba ir solo. Ni siquiera imaginaba que aquel sería un viaje solo de ida. Y lo peor, sin mí. 


No sé si fueron minutos o segundos los que pasaron cuando el cielo se tiñó de negro y olía a muerte. Fue un pensamiento fugaz, pero sentí que se había roto y me aplastaría. Poco después, el silencio se volvió ensordecedor. Era todo tan difuso que el vacío insensibilizó mis sentidos. Y después, el caos. 
Alguien, no sé quién, me abrazó; no eran tus brazos. Me hablaba, pero estaba perdida en alguna especie de autismo. 
Luego me engulló una espiral de idas y venidas de desconocidos, luces y sirenas; gritos y llantos. 
Y no recuerdo nada más, ni quiero hacerlo. 
Desperté sin ti, con la noticia de tu muerte reflejada en la cara de tus padres. 
¿Qué puedo decirte? No he vuelto a calzar esos zapatos ni a coger un tren. Todo me lleva a ti, y es en ese momento cuando me aprieta el áspero recuerdo de la soga. 
Fueron 192 víctimas mortales. 
Un número marcó la diferencia. Aquel día aposté a rojo impar, pero la suerte estaba echada. 
191, tú; conmigo. 193 yo; contigo. 

                             .................. 

N. A.
En recuerdo de todas aquellas personas que murieron en el atentado del 11M por el odio injustificado de los intereses de otros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La petite mort

LETARGO